31 de octubre de 2014

30 de octubre de 2014

Great Minor Poets


El Rastro, otoño de 2014



 




{Para J. C.}


[Tinofc]

El Lector














Para J. M. López-Astilleros, que terminará devorado por los libros.

[Larsen]

Duelos literarios


Los escritores Marcel Proust y Jean Lorrain, que se batieron en un duelo de pacotilla como aquellos de los que hablaba Renard



Aviso a blogueros y tuiteros










El talento es una cuestión de cantidad. El talento no consiste en escribir una página sino trescientas. No hay novela que una inteligencia común no pueda concebir, ni una frase, por bella que sea, que un principiante no sea capaz de construir. Para esto, basta mover la pluma sobre un papel y hacerlo con suma paciencia. Los fuertes no dudan: se sientan ante su mesa de trabajo y ¡a sudar! Llegarán al final. Acabarán con la tinta, gastarán el papel. Esta es toda la diferencia entre la gente de talento y los débiles que jamás se deciden a empezar. En la literatura sólo hay bueyes. Los genios son los más grandes: los que sufren diez y ocho horas diarias de una manera infatigable. La gloria es un esfuerzo constante.

[El supraescrito]

BiblioDiáspora




El Amanuense y Gromov se encontraron en la Feria del Libro Viejo el pasado sábado a media tarde, tras la comida ultramarina de otoño. ¿De qué os parece que hablarían?

*****************


Amanuense: ¡Hombre, que raro verte por aquí! Lo tuyo ya es monomanía… ¿Qué vas a hacer con tanto libro cuanto te mueras?

Gromov: ¡Vaya!, lo mismo te digo; que yo aún soy joven… Pero mira, ya que preguntas, en una de estas casetas me he encontrado con toda la biblioteca de uno de mis antiguos profesores. Lo he sabido por las dedicatorias de los libros. Murió en julio; pues bien, en octubre ya están a la venta… Y me ha dicho el librero, a quien conozco, que les está sacando una buena tajada.

Amanuense: Ya lo dice el refrán: “Cuando el difunto sale por la puerta, el librovejero entra por la ventana”.

Gromov: No hace falta que muera: mira lo que le pasa a Amando de Miguel.

Amanuense: Precisamente la semana pasada se lo contaba  a Larsen. Es una historia tremebunda y además el interfecto le ha puesto bastante tono lacrimógeno: que si está sin calefacción ni agua caliente, que si le alimentan los amigos a base de conservas… Puro Dickens, vamos… Pero muy mal lo debe de estar pasando para poner en venta su biblioteca.

Gromov: Pide tal pastizal que dudo que nadie se la compre, por muy completa que sea en lo suyo. Y también le he oído que otra posibilidad es una especie de leasing, es decir, enjugar su deuda hipotecaria con lo que le paguen, pero conservar sus libros en usufructo mientras viva.

Amanuense: Eso mismo hizo Diderot con su biblioteca cuando se la vendió a Catalina la Grande.

Gromov: De lo malo, así no se dispersó y se conservó en su integridad. Porque lo normal es que se cumpla la ley de la entropía, de tendencia al desorden. No sé si me explico. Una biblioteca es una forma de poner orden en el caos: buscas las obras de cierto autor, o de un tema en concreto, completas tomos descabalados por aquí y por allá… y luego toda esta labor se va al carajo, como hemos visto mil veces en las montoneras del Rastro, o aquí mismo…

Amanuense: Para poner orden y completitud a las bibliotecas están las instituciones. Una vez leí no sé dónde que le preguntaron al director de la Biblioteca Pública de Nueva York por el criterio para la adquisición de sus fondos, y respondió: “Facilísimo, compramos todo lo que se publica”.

Gromov: Sin llegar a esos extremos, a poco que te tire el vicio, tendrás la casa tomada. En un artículo de hace unos años, Juan Manuel de Prada ya utilizaba este título de Cortázar para describir su hogar atestado de libros.

Amanuense: Y cuando casque, su desconsolada viuda se manifestará como aquella de las memorias del librero Héctor Yanover que decía de su difunto marido que “el pobrecito juntaba mucha porquería” (léase con acento porteño).

Gromov: Es que las viudas son terribles. Yo creo que es Melero quien cuenta de una que, después de ajustar el precio de la biblioteca de su santo esposo con el librero y antes de que éste la recogiera, arrancó una a una todas las portadas, donde figuraba la firma del finado. Ya se sabe, por la honrilla familiar…

[Spasavic]
 


Los Esquinados (Puntos de venta)





Otoño Ultramarino




















[malabia]

29 de octubre de 2014

Libros La Ortiga


Almacén de San antonio


















[Larsen]



Erotica Futurista



No sé por qué razón estoy en la lista de correo de este blog, pero siempre me llegan sus actualizaciones y recomiendo echarle un vistazo.

http://touchingideas.blogspot.com.es/

Una temporada en el infierno

[Jupien]

¿Qué hace auténtico a un escritor?






―¿Se puede decir que uno es un auténtico escritor cuando publica y obtiene dinero por ello?

―Sí, pero en ese orden: no valen el crowdfunding y luego la autoedición.

[Cándido y Viperino]

Empezaré por aquí







        
                                               DON DE LA EBRIEDAD
                                                                   
                                                                I

                                Siempre la claridad viene del cielo;
                                es un don: no se halla entre las cosas
sino muy por encima, y las ocupa
haciendo de ello vida y labor propias.
Así amanece el día; así la noche
cierra el gran aposento de sus sombras.
Y esto es un don. ¿Quién hace menos creados
cada vez a los seres? ¿Qué alta bóveda
los contiene en su amor? ¡Si ya nos llega
y es pronto aún, ya llega a la redonda
a la manera de los vuelos tuyos
y se cierne, y se aleja y, aún remota,
nada hay tan claro como sus impulsos!
Oh, claridad sedienta de una forma,
de una materia para deslumbrarla
quemándose a sí misma al cumplir su obra.
Como yo, como todo lo que espera.
Si tú la luz te la has llevado toda,
¿cómo voy a esperar nada del alba?
Y, sin embargo —esto es un don—, mi boca
espera, y mi alma espera, y tú me esperas,
ebria persecución, claridad sola
mortal como el abrazo de las hoces,
pero abrazo hasta el fin que nunca afloja.


                                                                         Claudio Rodríguez                                                                                               

  ***************

 [El penúltimo novísimo agradecido a Larsen, magister ludi]



Cuentos Estrambóticos (Vivir del Cuento Nº2)






Ilustraciones de DaríoMarcos


[malabia]


28 de octubre de 2014

Presentación de Los Esquinados


Foto de M. Ramone, Agencia Magnum.


Fieles a su cita estacional, la editorial Manual de Ultramarinos presentó sus novedades otoñales en la tienda de antigüedades de Cantareros en el barrio de santa Ana.
El editor malabia tomó la palabra para presentar al selecto público las obras ultramarinas: Los cuentos Estrambóticos de Darío Marcos, un Rimbaud de patio de colegio; la hoja volandera Librastrófilos dedicada al epistolario ultramarino (la trastienda de las ediciones reflejadas en los correo electrónicos intercambiados entre los escritores y el editor; el pliego Cuadernos del Astillero dedicado a Onetti y a su decálogo del escritor principiante y por último la antología de cuentos de solitarios, Los Esquinados.

Dio paso a Miguel M. Panero, el último de la saga, que presentó la antología y a los autores J. M. López-Astilleros, A. Torobios y a Mario Paz que leyeron sus cuentos acunándose en el sonido jazzístico de los vinilos de José, el anticuario.
Mientras los escritores firmaban sus libros, el bodeguero Malauva desplegó sobre la mesa unos roscos al ron y descorchó un rioja Mil hojas para brindar por la gloria , siempre efímera, de la almoneda.
Y como no hay pan sin circo, empezó el sorteo de cinco poleskines (libretas del Rastro) al ritmo del pasodoble Pura solera. A unos, la suerte les fue tan esquiva que disimulaban que no  podían leer el número de la rifa; a otros, como al periodista y fotógrafo de Astorga Red Acción, Eloy R. Carro, le descolocó con una ración doble.

La mañana terminó con una comida de la Generación Ultramarina en Casa Llamas en el barrio del Crucero, donde degustarón un menú de cocina tradicional leonesa, elegido con tino por el Amanuense y el soltero de oro  (tiene los días contados).
La sobremesa se alargó bajo la sombra del chivo, aburrido de tanta palabrería vana y pretenciosa inspirada por las infusiones de London Tonic.
Antes de abandonar el territorio mítico, siguiendo el ritual generacional, se hicieron la foto debajo del chivo que torcía los cuernos para expresar su queja caprina "menudatardemehandado".